Veda Sanadria

La imagen del aesthetic está extraída de Pinterest y la podéis encontrar aquí.

Veda Sanadria es la princesa de Nandora, y la única heredera al trono. Creo que es la mayor protagonista de la primera novela y, desde luego, la que actúa un poco de detonante cuando es elegida como Sacrificio. Sus padres, los reyes, deciden que no van a permitir que su hija muera sin luchar, y eso les da el valor suficiente para enfrentarse al Primigenio.

Veda chibi hecha en Azalea

El título de la primera novela, El último Sacrificio, hace referencia directamente a ella, porque será, de hecho, la última persona elegida como Sacrificio en Celystra.

Veda tiene nueve años en la primera novela. Aunque ha sido educada como una futura reina, no deja de ser una niña, con todo lo que eso conlleva. A lo largo de la tetralogía Veda cambiará, no solo físicamente (crecerá, porque la historia de las novelas se desarrolla a lo largo de varios años), sino también en su fuero interno. Conocerá el amor (o lo que ella cree que es el amor), la amistad, y descubrirá también su vocación como guerrera.

Imagen extraída de Pixabay

Cuando me imaginaba a Veda, la veía como a una niña pequeña, de poca estatura, de pelo negro y unos enormes ojos de un color azul profundo. Es uno de mis personajes favoritos de la tetralogía, creo que es fácil cogerle cariño (aunque en un primer borrador a veces resultaba un poquito exasperante, pero creo que en los borradores posteriores eso fue cambiando). No quería hacer una niña que dependiera de los demás, sino que pudiera valerse por sí misma; al principio sí que depende de los que la quieren ayudar, pero pronto decide que quiere luchar, que quiere participar en la guerra y no limitarse a quedarse a un lado. Se siente responsable por ciertas cosas que ha hecho, así que considera que su labor como futura reina es afrontar las consecuencias de sus actos. Y eso, según ella cree, le obliga a participar en la guerra.